El ICO comenzará a ofrecer 40.000 millones en préstamos europeos a las empresas a partir del segundo trimestre

La futura Sociedad Española para la Transformación Tecnológica (SETT) anunciada por Escrivá podrá canalizar hasta 5.700 millones del dinero europeo

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) podrá comenzar a ofrecer a partir del segundo trimestre del año, probablemente en el «entorno» del inicio del verano, hasta 39.862 millones de euros de financiación para empresas y autónomos (y en menor medida, particulares) con cargo a los más de 84.000 millones en préstamos que los fondos europeos ‘Next Generation EU’ han asignado a España. El Consejo de Ministros, así, ha aprobado este martes -con algunas semanas de retraso frente a lo previsto- el acuerdo por el que se establecen las condiciones generales para la puesta en marcha de cinco facilidades con cargo a los préstamos de la adenda al Plan de Recuperación, cuya gestión se canalizará a partir del ICO, y que tendrán como objeto principal financiar la doble transición ecológia y digital, impulsar el sector audiovisual y las tecnologías disruptivas, y aumentar el parque de vivienda pública en alquiler.


El ICO deberá ahora suscribir convenios con los Ministerios de Economía, Transición Digital y Vivienda, en los que se fijarán las condiciones concretas de cada una de las cinco líneas. De los cerca de 40.000 millones, una parte menor los canalizará el ICO directamente y otro 70-75% (entre 28.000 y 30.000 millones) se gestionará a través de intermediarios financieros; en concretro, cerca de 20.000 millones a través de los bancos, como adelantó El Periódico de Catalunya, del grupo Prensa Ibérica, y 8.750 millones a través de entidades privadas de capital riesgo. «La idea es que en el segundo trimestre estos fondos ya estén en circulación», ha previsto el ministro de Economía, Carlos Cuerpo, si bien fuentes del ICO han matizado que todo estará en marcha «en el entorno del verano».

El dinero se canalizará por cuatro vías: créditos a través de los bancos (hasta el 100% de un proyecto, sin importe mínimo y, en algunos casos, con un máxmo de 12,5 millones); préstamos directos del ICO a empresas (por valor del 70% del proyecto, superior al 20-25% habitaul); adquisición por parte del ICO de deuda empresarial para proyectos concretos, normalmente emitida en los mercados secundarios como MARF o AIAF; y la entrada en el capital de sociedades a través de entidades de capital riesgo o de la mano de inversores privados (el ICO no podrá superar el 49% y no participará en la gestión). Las operaciones de financiación se podrán formalizar hasta el 31 de agosto de 2026, si bien el dinero que se vaya devolviendo podrá seguir reinvirtiéndose hasta agosto de 2036.

Cinco líneas de financiación

El banco público pondrá en marcha la Línea ICO-Verde (22.000 millones en créditos a hogares y empresas privadas y públicas para inversiones verdes), la Línea ICO Empresas y Emprendedores (que se destinará a financiar inversiones en el tejido empresarial en condiciones favorables fundamentalmente para pymes, dotado de más de 8.000 millones, con 1.000 millones específicos para el turismo –su objetivo será hacer frente a las necesidades de financiación de las empresas y paliar los potenciales efectos del endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito–), el Fondo ICO Next-Tech (4.000 millones para facilitar el crecimiento de ‘startups’ tecnológicas), el plan ‘Spain Audiovisual Hub’ (1.712 millones para el sector audiovisual y de videojuegos) y un fondo de 4.000 millones para aumentar el parque de vivienda social y de alquiler asequible en unas 40.000 viviendas a través de promotores públicos o privados.

Los recursos que se canalizarán a través de la banca se instrumentarán a través de las líneas ICO de mediación y se emplearán para cuatro de estos fondos (todos menos el Fond-ICO Next Tech, en el que se invertirá junto con gestoras y fondos de capital riesgo). El organismo público aportará los recursos a las entidades y los bancos serán los que realicen las operaciones con sus clientes, asumiendo en solitario el riesgo de que este no les pague. El tipo del crédito para el banco se fijará en función del coste de la financiación emitida por la Unión Europea (unos 0,3 puntos menor al del Tesoro), mientras que el del cliente dependerá de características como el plazo y su perfil de riesgo.

Fuente: Diario de Mallorca