Qué es la Adenda: segunda fase del Plan de Recuperación

La adenda es el documento que permitirá el despliegue de la segunda fase del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y que permitirá movilizar la totalidad de recursos asignados a España de los fondos Next Generation EU.

La Comisión Europea aprobó la adenda española el pasado 2 de octubre de 2023 y el 17 de octubre la decisión fue ratificada por el ECOFIN (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE).

El camino hasta aquí

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia está suponiendo una oportunidad extraordinaria para España, comparable a la adhesión a la UE, para impulsar un proceso ambicioso de modernización estructural.

El Plan de Recuperación ha alcanzado velocidad de crucero en:

  • Despliegue de inversiones
  • Aprobación de las principales reformas estructurales.
  • Puesta en marcha los mecanismos financieros, de cogobernanza, gestión y control.
  • Lanzamiento de los principales programas de inversión y las primeras convocatorias de los proyectos estratégicos.

Además, se está acelerando la ejecución del plan por parte del Estado, las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales.

En línea con el calendario previsto de hitos y objetivos, ya se han recibido transferencias del presupuesto de la UE por más de 37.000 millones de euros y, a su vez, el Tesoro ha realizado pagos a las entidades gestoras por más de 38.000 millones de euros.

Adenda: segunda fase

La adenda al Plan de Recuperación permitirá consolidar la reindustrialización estratégica del país mediante la movilización de:

  • Más de 10.000 millones de euros de transferencias adicionales (7.700 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y más de 2.600 millones de euros del programa REPowerEU).
  • Hasta 84.000 millones de euros en préstamos.

Con ello, el Plan de Recuperación podrá movilizar en torno a 160.000 millones de euros en transferencias y préstamos en el periodo 2021-2026.

Estos recursos suponen más de un 12% del PIB, a los que se unirán el resto de inversiones previstas en el Marco Financiero Plurianual 2021-2027, incluyendo 36.000 millones de euros de fondos estructurales.

Nuevas medidas

La adenda al Plan de Recuperación recoge:

  • 42 nuevas medidas de inversión y reforma.
  • El refuerzo de 17 inversiones y 8 reformas del Plan de Recuperación inicial.

Todo ello para incrementar la seguridad y la autonomía estratégica en los ámbitos: energético, agroalimentario, del agua, industrial, tecnológico y digital, que se encuadran en los seis pilares del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Nuevo calendario

Con la aprobación de la Adenda y, por consiguiente, la puesta en marcha de la segunda fase del Plan de Recuperación, se actualiza el calendario de desembolsos, que incluye transferencias adicionales y préstamos, así como los hitos y objetivos asociados, con el fin de mantener el ritmo de inversión en los próximos años.

Con el nuevo calendario, España podrá recibir 7 próximos desembolsos y una prefinanciación de unos 1.400 millones de euros asociada al capítulo REPowerEU. En ese sentido, podría recibir, entre transferencias y préstamos:

  • Hasta 25.600 millones de euros en 2024.
  • Hasta 44.600 millones en 2025.
  • Hasta 44.300 millones en 2026.
Calendario adenda prtr

Refuerzo de los proyectos estratégicos

Los más de 10.000 millones de las transferencias adicionales y parte de los préstamos se destinarán a reforzar la práctica totalidad de los 12 PERTEs que ya están en marcha.

Con la adenda, se dotará a los PERTEs con casi 27.000 millones de recursos adicionales, provenientes de las transferencias, los préstamos y el programa RepowerEU, dotado con cerca de 7.000 millones de euros de financiación. Estos recursos permitirán dar continuidad y completar las convocatorias de ayudas, financiar incentivos y realizar inversiones adicionales.

tabla de refuerzo de los pertes con la adenda

PERTE de energías Renovables, Hidrógeno renovable y Almacenamiento energético

El PERTE de energías Renovables, Hidrógeno renovable y Almacenamiento energético (ERHA) va a recibir cerca de 4.200 millones de euros procedentes del programa RepowerEU.

Con estos, y otros recursos, las actuaciones de refuerzo del PERTE ERHA permitirán dar continuidad a líneas muy exitosas ya desplegadas en la primera fase del plan, como las dirigidas al fomento del autoconsumo y el almacenamiento en los sectores productivos y los hogares o el fortalecimiento y desarrollo de las comunidades energéticas.

Asimismo, la apuesta por el Hidrógeno renovable se pone de manifiesto duplicando la inversión prevista en el plan inicial con la incorporación de 1.600 millones de euros adicionales para el desarrollo de la cadena de valor, nuevos proyectos pioneros, la creación de valles del hidrógeno y el apoyo de Proyectos Importantes de Especial Interés Europeo (IPCEI).

Además, en este PERTE se incorpora:

  • Una nueva inversión dirigida a fortalecer la capacidad industrial en la cadena de valor de las energías renovables con 1.000 millones de euros.
  • Otra inversión dotada con cerca de 1.000 millones de euros orientada a incrementar la seguridad y flexibilidad del sistema eléctrico, fomentando la introducción de renovables en el sistema eléctrico y a desarrollar proyectos de descarbonización, como fábricas de baterías y proyectos de producción de hidrógeno.

PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado

La adenda recién aprobada permite aumentar en 1.250 M€ el PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, PERTE VEC, (1.000 millones en préstamos y 250 millones en subvenciones). Esta nueva partida se gestionará en una tercera convocatoria del PERTE VEC a comienzos del 2024.

PERTE para la descarbonización industrial

El PERTE para la descarbonización industrial y la transformación de la industria electro y gas intensiva recibirá una dotación de 2.720 M€ (1.700 millones en préstamos y 1.020 millones en subvenciones).

Está previsto que la convocatoria de la primera línea de ayudas, destinada a la actuación integral para la descarbonización, se publique este mes de octubre de 2023 y contará con 1.000 M€.

Además, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se encuentra trabajando en una cuarta línea de apoyo al desarrollo de nuevas instalaciones manufactureras altamente eficientes y descarbonizadas, que espera impulsar antes de finales de 2023.

PERTE de microelectrónica y semiconductores

Para impulsar la industria de semiconductores y microprocesadores se dotará el PERTE Chip con cerca de 12.000 millones de euros para el desarrollo de ecosistema industrial y de conocimiento.

El mecanismo del PERTE Chip, gestionado por SEPI, ya está posicionando España como un foco para la atracción de inversiones industriales para el diseño y la fabricación de chips.

PERTE de Digitalización del Ciclo del Agua

El PERTE de Digitalización del Ciclo del Agua dispondrá de 3.055 millones de euros adicionales, por su relevancia para la autonomía estratégica con, entre otras, inversiones para la mejora de la capacidad y eficiencia de desalación en las Cuencas Internas de Cataluña (Tordera II y Foix) y en la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas (Costa del Sol y Levante Almeriense).

PERTE Agroalimentario

En el PERTE de la Industria Agroalimentaria, PERTE AGRO, la adenda recoge 610 M€ (460 millones en préstamos y 150 millones en subvenciones) para la modernización, sostenibilidad y transformación digital del sector agro, impulsando aspectos como la trazabilidad alimentaria o la automatización de los procesos industriales.

PERTE de Salud de Vanguardia

El PERTE de Salud de Vanguardia, gestionado por varios ministerios como el de Sanidad, Ciencia e Industria, contará con 830 M€.

La adenda prevé, entre otras actuaciones, la puesta en marcha un programa de apoyo a las enfermedades raras como la ELA, dotado con 50 millones de euros y orientado la mejora de las infraestructuras, el equipamiento y a fomentar la humanización de los cuidados.

83.000 M€ en préstamos

La adenda incluye la movilización de hasta 83.000 millones de euros en préstamos de los Fondos Next Generation EU a disposición de España para financiar inversiones de empresas privadas y públicas a través de 12 fondos y de los PERTEs, creando así una red de seguridad que permita mantener el fuerte ritmo de inversión en los próximos años.

Las empresas, entes públicos y Comunidades Autónomas podrán acceder a una financiación sostenida a un menor tipo de interés que la obtenida por el Tesoro Público y largos plazos de amortización.

Todos los préstamos del presupuesto comunitario tendrán:

  • Un plazo de amortización de 30 años.
  • 10 años iniciales de carencia en el pago de principal.

El perfil financiero llevará a que los préstamos tengan una vida media de 20 años, por lo que alargarán la vida media de la cartera de deuda del Tesoro, que se sitúa cerca de los 8 años.

El tipo de interés dependerá fundamentalmente del coste de financiación asociado a las emisiones de Next Generation EU durante el semestre en el que se realiza cada desembolso de los préstamos.

Los préstamos se canalizarán principalmente a través de instrumentos financieros, dirigidos hacia la inversión en proyectos que generen un retorno económico, buscando la complementariedad con la inversión privada, que movilizará recursos adicionales.

Fondos ICO

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) será el principal gestor de los préstamos, por su experiencia en la canalización de recursos a las empresas a través del sistema financiero español.

En concreto, administrará casi 40.000 millones de euros en condiciones favorables a través de 5 fondos, dirigidos principalmente a:

  • Favorecer la doble transición verde y digital de las empresas.
  • Reforzar la competitividad empresarial y contribuir al acceso a nuevos mercados.

Para la gestión de estos fondos será de gran importancia la colaboración con las entidades financieras, lo que permitirá acceder a los préstamos a empresas de todos los tamaños y sectores de actividad de cualquier lugar de España.

En concreto, el ICO pondrá en marcha:

  • La Línea ICO-Verde, dotada con 22.000 millones de euros para facilitar créditos a hogares y empresas privadas y públicas para la realización de inversiones que favorezcan la transición verde, como la generación de energía renovable, la eficiencia energética o la economía circular.
  • La Línea ICO Empresas y Emprendedores que canalizará 8.000 millones de euros que se destinarán a financiar inversiones en el tejido empresarial en condiciones favorables. Dentro de esta línea el turismo contará un compartimento de 1.000 millones de euros.
  • El Fondo ‘Spain AVS Hub’: dotado con 1.500 millones de euros orientado a aumentar en un 30% la producción del sector audiovisual y de videojuegos de España.
  • El Fondo ICO Next-Tech apoyará al tejido empresarial con una dotación de 4.000 millones de euros para seguir facilitando el crecimiento de las startups españolas en tecnologías disruptivas, promoviendo la innovación y la digitalización.
  • Fondo para aumentar el parque de vivienda social y de alquiler asequible dotados con 4.000 millones de euros.

Fondos COFIDES

El catálogo de fondos para apoyar las inversiones productivas se completa con la constitución de un nuevo Fondo, gestionado por COFIDES, para coinvertir con inversores institucionales en grandes proyectos que se realicen en España (Fondo FOCO), además de los ya creados para apoyar a las empresas afectadas por la COVID (Fondos FASEE de la SEPI y FONREC de COFIDES).

Fondo BEI de Resiliencia Autonómica

En la segunda fase del Plan de Recuperación se creará, adicionalmente, el Fondo de Resiliencia Autonómica, dotado con hasta 20.000 millones de euros para la financiación de proyectos de inversión sostenible de las Comunidades Autónomas, que será gestionado por el Grupo del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Estas inversiones podrán ser realizadas por empresas privadas y públicas de todas las Comunidades Autónomas en los sectores de:

  • Vivienda social y asequible y regeneración urbana.
  • Transporte sostenible.
  • Competitividad industrial y de las pymes.
  • Investigación, desarrollo innovación.
  • Turismo sostenible.
  • Economía de los cuidados.
  • Gestión de aguas y residuos.
  • Transición energética.

La gestión del BEI permitirá aprovechar la experiencia y conocimiento de la institución europea en la financiación de inversiones de las Comunidades Autónomas, así como ampliar la capacidad financiera gracias a la cofinanciación del BEI.

Fondos en ciberresiliencia y Seguridad

La adenda va a permitir, también, dotar con 2.157 millones de euros un nuevo Instrumento de Ciberresiliencia y Seguridad, para financiar las inversiones del Plan Nacional de Ciberseguridad y facilitar la adaptación de las capacidades públicas y del sector privado en seguridad, defensa, aeronáutica y espacio en un entorno de mayor complejidad geopolítica y de crecientes ciberamenazas y ciberataques.

Impacto del Plan de Recuperación

Se estima que el impacto completo de las inversiones y reformas del Plan de Recuperación en sus dos fases llevará a un aumento del nivel del PIB de 3 puntos porcentuales de media hasta 2031.

  • Por la actividad impulsada por las expectativas positivas y la reducción de la incertidumbre que generó su aprobación.
  • Por el impulso de las inversiones públicas y del apoyo a las inversiones privadas, con 27.000 millones de euros en convocatorias resueltas.
  • Por el efecto dinamizador de las reformas estructurales, que impulsan el crecimiento de las empresas, la productividad y extienden en el tiempo el impacto de las inversiones.

Además, el Plan de Recuperación contribuirá a reforzar la sostenibilidad financiera y fiscal a largo plazo. Esta política económica proporcionará un marco de estabilidad económica, reduciendo la intensidad de los ciclos económicos.

El aumento de la productividad y del crecimiento potencial, junto con una política fiscal responsable, permitirá seguir mejorando las finanzas públicas, reduciendo las ratios de déficit y deuda pública de forma compatible con el crecimiento y la creación de empleo.

El cambio estructural está en marcha para que España se consolide como uno de los motores de crecimiento, modernización y prosperidad del conjunto de la UE, contribuyendo a su industrialización y autonomía estratégica abierta, con un modelo de crecimiento fundamentado en los valores democráticos y la economía social de mercado, que garantice la seguridad y el progreso social en un mundo cada vez más complejo.

Fuente: Plan de Recuperación